¿Cuántos jefes eran?

Cruce de los Andes (San Martín y O´Higgins), óleo de Martín Boneo (1865)


Una preposición puede hacer mucha diferencia en un texto, aunque sea una palabra corta. Y esa diferencia puede alterar las cantidades.

En un texto que pasó por mis manos recientemente, figuraba la locución prepositiva junto a, que indica proximidad, cercanía. Suele confundirse con la locución prepositiva junto con, que significa 'en compañía de', 'en colaboración de'.

El texto original:
Allí hay dos bustos en homenaje a José de San Martín y Bernardo O'Higgins, quienes junto a Soler estuvieron al mando de las tropas que el 12 de febrero de 1817 vencieron al ejército español en Chacabuco.
Lo que el texto expresa es que José de San Martín y Bernardo O'Higgins estuvieron al mando de las tropas —eran jefes— y que tenían al lado a Soler. La duda que me surgió del texto fue si Soler no era, en realidad un tercer jefe. En otras palabras, ¿cuántos jefes eran? ¿Dos (San Martín y O'Higgins, y Soler iba con ellos) o tres (San Martín, O'Higgins y Soler)?

Tras una breve investigación histórica, confirmé que los tres eran jefes, por lo que la preposición a era incorrecta. La reemplacé por con y el texto corregido quedó así:
Allí hay dos bustos en homenaje a José de San Martín y Bernardo O'Higgins, quienes junto con Soler estuvieron al mando de las tropas que el 12 de febrero de 1817 vencieron al ejército español en Chacabuco.

Pañales y un problema de sujeto


Hace un momento leí este extraño comentario en una publicidad de pañales. Se supone que es de una madre que usa estos pañales con su bebé. La segunda oración es la que me dejó pensando: «La colita del bebé se mantiene seca, no se paspa y no se cuelga». ¿Que la colita del bebé no se cuelga? ¿Qué podría significar eso?

Como yo usé pañales de tela con mi hija, lo primero que pensé es que tendría alguna relación con colgar o tender los pañales para secarse, pero no tenía sentido en esta publicidad. Luego, por las flechas amarillas que aparecen sobre la imagen del pañal, entendí. A medida que los pañales descartables se usan, es frecuente que, por el propio peso del pañal, este quede colgando. Entonces a eso se refería.

Lo que genera confusión es el sujeto de la oración, que es «la colita del bebé». Los tres verbos se refieren a ese mismo sujeto. Lo que quiere decir la oración es que el pañal no queda colgando, no cuelga. Lo que, en efecto, dice es que la colita del bebé no cuelga (el pronombre se también está de más).

Me parece que Pampers necesita leer una vez más sus publicidades antes de publicarlas.

Corrección de textos: la cohesión

Seis cuentas sobre ortografía para seguir en redes sociales

¿No podés escribir sin el corrector automático? ¿Dudás de si va con s o con c? ¿Le ponés tilde por las dudas? En Twitter, Facebook y YouTube, estas cuentas responden a consultas ortográficas, dan ejemplos reales, comparten fotos de erratas graciosas y mucho más para que la escritura sea tu mejor carta de presentación.

En 2014 y en 2015, dos charlas TED se ocuparon del tema ortográfico desde distintos ángulos. En la primera, Pablo Zulaica, un corrector vasco que vivió en la Argentina, entre otros países, dijo que la ortografía es «un asunto de identidad» y que «cualquier persona tiene derecho a saber escribir bien». En la segunda, más provocativa, la doctora en Letras Karina Galperín cuestionó por completo la función de la ortografía y planteó la necesidad de simplificar las reglas.

La ortografía nos dice cómo debemos usar las letras, los tildes y los signos de puntuación. Las reglas ortográficas aseguran que todos sigamos el mismo criterio. Si no las respetamos, pueden venir los malos entendidos. Por ejemplo, tan solo una coma puede salvar del canibalismo: no es lo mismo «Vamos a comer niños» que «Vamos a comer, niños». Tampoco es lo mismo «salir de casa» que «salir de caza» (al menos para los animales), ni ser profesora «de ingles» que «de inglés».



Lo sabemos: son muchas las reglas para el español y a veces pueden parecer abrumadoras y difíciles de aprender. ¿Cómo hacer entonces? Aprender ortografía ¿necesariamente tiene que ser tedioso y aburrido? No. Un rotundo no.

Hoy las redes sociales pueden ser buenas aliadas. En Facebook, Twitter y YouTube, desde instituciones y profesionales de la lengua española hasta aficionados comparten regularmente recomendaciones para escribir sin faltas. Pero ¿a quién seguir en las redes?

Ortografía para compartir

A continuación, un listado de cuentas que pueden hacernos más fácil nuestro andar ortográfico.

Real Academia Española (RAE): en su cuenta de Twitter, difunde artículos y responde consultas sobre uso del idioma español. Una fuente indispensable.


Academia Argentina de Letras (AAL): la institución tuitea sobre sus actividades y también da consejos sobre la lengua española.

Fundación del Español Urgente (Fundéu): en su canal de YouTube, tiene dos listas de reproducción con consejos útiles: Microrrecomendaciones y Recomendaciones del uso del idioma.




DelCorrector y CorrectorOK: los autores del libro ¡Ay!, ahí hay un error difunden activamente en Twitter las nuevas normas ortográficas. Ejemplos claros y didácticos en 140 caracteres.


Acentos perdidos: en su página de Facebook, Pablo Zulaica pone el foco en los tildes que faltan en textos, carteles y avisos publicitarios.

Ortografía para todos: otra página de Facebook. ¿Su objetivo? Fomentar el gusto por la buena escritura del español. La clave: el humor.

Recomendaciones para la corrección de siglas



Por lo general, las siglas suelen ocupar poco espacio en los textos; sin embargo, pueden resultar problemáticas para el corrector distraído o para el que recién se está iniciando en esta tarea.

Primero lo primero: ¿a qué llamamos sigla? A una palabra compuesta por las iniciales de otras palabras. Es un tipo de abreviación. Sirven para escribir de manera abreviada nombres de organismos, instituciones, empresas, sistemas, programas o planes, entre otros.

Algunos ejemplos: UBA es la sigla de Universidad de Buenos Aires; JEMGE, de jefe del Estado Mayor General del Ejército; TIC, de tecnologías de la información y la comunicación.

Con base en mi experiencia profesional, comparto algunas recomendaciones:

  • Escribí las siglas sin puntos ni espacios de separación. La sigla de documento nacional de identidad, por ejemplo, es DNI, no D.N.I., D. N. I. o D N I.
  • Comprobá que el orden de las letras de la sigla se corresponda con el orden de la expresión que reemplazan. Por ejemplo, la sigla de instituto superior del profesorado es ISP, no IPS. Aunque es fácil de corregir, este es un error que suele pasarse por alto.
  • Asegurate de escribir bien la expresión completa. Cuando se conoce más la sigla, puede resultar fácil asignar a una inicial una palabra que no corresponde. En la Argentina, hay una universidad muy conocida por su sigla: la UTN. He encontrado textos que se referían a ella como Universidad Técnica Nacional, cuando en realidad su nombre es Universidad Tecnológica Nacional.
  • Comprobá que en el texto figure la expresión completa de la sigla. Si la referencia no está, hay que agregarla en la primera aparición de la sigla. Escribí primero la expresión completa, luego la sigla entre paréntesis y, en adelante, solo la sigla.
  • Evitá el abuso de siglas en un texto. Estas dificultan la lectura y, especialmente cuando se parecen, pueden confundirse. En un texto que habla sobre varias universidades, por ejemplo, las siglas de la Universidad Nacional de Misiones (UNAM), de la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM) y de la UNM (Universidad Nacional de Moreno) pueden terminar confundiéndose.

¿Ase falta una nueba ortografía? | Karina Galperin | TEDxRiodelaPlata

Las normas académicas: los últimos cambios, de Leonardo Gómez Torrego

Un mapa y el enigma de los autores

Ayer corregí los epígrafes de una galería de imágenes. Se trataba de una colección de mapas antiguos muy interesantes. Los mapas antiguos me atraen como, en algún momento, el incienso y las iglesias a Emma Bovary. Las tipografías, las orlas, los antiguos topónimos, los colores, todo me resulta delicioso. El caso es que me topé con este texto:
«Mapa de la Argentina elaborado por Paz Soldán y Mariano Felipe en el año 1887».
Aparentemente, se trataba de una oración correcta. Sin embargo, el nombre de pila Paz me llamó la atención. Todos los autores de los mapas que había en esa galería de imágenes eran hombres, menos Paz Soldán. ¿Un mapa con dos autores y uno de ellos era mujer? ¿Una geógrafa? Algo extraño para esa época, entiéndaseme bien.

Entonces recurrí a Google y me di cuenta del error: Mariano Felipe Paz Soldán fue un historiador y geógrafo peruano. O sea: se trataba de una sola persona, no de dos.

Así quedó el texto corregido:
«Mapa de la Argentina elaborado por Mariano Felipe Paz Soldán en el año 1887».

Presentan manual de estilo del periodista Jesús Raymundo

Manual de estilo del portal educ.ar

Esta semana cerré la segunda versión del «Manual de estilo del portal educ.ar». Estoy feliz. Pocas tareas me entusiasman tanto laboralmente (dar clases de taller literario es otra) como elaborar un manual de estilo. Y aclaro que lo valioso no es la parte que me toca: soy una mera escribiente. Lo que cuenta es la labor de los redactores, con sus textos, sus dudas, sus búsquedas... y sus errores. Eso es lo que queda reflejado: el trabajo de escritura de todo un equipo. Lo que se hizo bien se vuelve ejemplo, norma; lo que se hizo mal nos invita a ser creativos, a buscar otras soluciones.
2009 Con Letra Clara - Powered by Blogger
Blogger Templates by Deluxe Templates
Wordpress theme by Dirty Blue